viernes, 9 de octubre de 2015

PROCLAMA



















PROCLAMA
Jamás olvide el Pueblo la marcha de hidalguía
de fervor argentino, brillante, temerario,
que se repite idéntico en cada aniversario
de aquel Sábado Santo de la ciudadanía

Jamás olvide el Pueblo la gloria que lo cubre
desde que sólo, inerme, con la única fuerza
de su fe –que la insidia vislumbrara dispersa-
coronó victorioso las jornadas de octubre

Jamás olvide el Pueblo su semana de espanto.
Por obra del impulso del odio y la venganza,
vivió la noche negra de la desesperanza:
y el clarín fue silencio, la campana fue llanto.

Jamás olvide el Pueblo su dolor, sus engaños,
la explotación indigna de los amos antiguos,
ni los hijos hambrientos, ni los sueldos exiguos.
Jamás lo olvide el Pueblo hasta el fin de los años.

Recuerde siempre el Pueblo que fue por su heroísmo,
por el valor ingenuo de las almas sencillas,
que rompió la costumbre de vivir de rodillas:
que librando al caudillo se descubrió a sí mismo.

Recuerde siempre el Pueblo que pasará la Historia
y morirán los hombres, caducarán los mundos,
y los valles ubérrimos yacerán infecundos,
pero en alguna parte, quedará la memoria

de los grupos sedientos, de los descamisados,
que jugando la vida por un presentimiento,
quebraron a pie enjuto la espina y el sarmiento
y el muro de granito de los privilegiados.

Recuerde siempre el Pueblo que la brega es ingrata:
Que si el presente es claro y la vida es tranquila,
la traición se agazapa y se esconde y vigila
en el rumor que repta, y en la bomba que mata.

Para llegar al todo de su futuro cierto
recuerde siempre el Pueblo que el único camino
son el brazo incansable y el cerebro despierto,
y el orgullo altanero de sentirse argentino.



Enrique José Guillermo Manson


1954