miércoles, 29 de abril de 2015

Entrevista a Enrique Manson-de la Revista Integración Nacional


RIN se entrevistó con Enrique Manson, profesor e historiador argentino, discípulo de José María Rosa, egresado de la Universidad del Salvador en 1965.

En la misma nos brindó algunas opiniones en torno a los debates del revisionismo histórico, los medios de comunicación y la imposición de sus relatos,  lo realizado por este gobierno en materia histórica y política, el caso Nisman y su paralelo con la marcha del 55´ contra Perón y el peligro de que llegue a la presidencia un personaje como Mauricio Macri.


RIN ¿Que opinas acerca de aquello que decía Jauretche de que no hay una historia política sino una política de la historia?

EM- Jauretche de algún modo tomando la frase de autores anteriores sobre la historia que trascendía las épocas.  Yo considero que es un error considerar que la historia es el pasado, sino que es lo que empezó antes y continúa hoy proyectando hacia el futuro. Hay una continuidad y de algún modo es lo que está diciendo Jauretche. Plantea mirar el pasado desde sus resultados que son los correspondientes al periodo que nos toca vivir. Lo que nosotros estamos viviendo es una continuidad de lo anterior.Habla de sentirnos eslabones de una cadena y eso es una forma de darle sentido trascendente nuestra a vida más allá de los hijos y nietos biológicos.  Sino de los hijos y nietos sociales, las nuevas generaciones.

Jauretche hablaba de la historia como política del pasado y la política como historia del presente, apartándose de esa visión presuntamente académica que habla de la neutralidad del historiador. Que en realidad es subjetivo, ya que cuando busca en el pasado busca las respuestas de su realidad personal, social y las preguntas que en su tiempo se demandan. Mi interés en la historia no fue por el pasado sino por la política, en búsqueda de explicaciones. Es importante marcar que si hablamos de subjetividades en el análisis del pasado, estamos hablando de interpretar el pasado y no manipularlo como en tantos casos en la historia.

En suma Jauretche plantea la necesidad de los pueblos de tener una permanente memoria social para no creer que en cada oportunidad se empieza  de nuevo. En esta nueva etapa llena de temas, conflictos y contradicciones, mal haríamos en considerar que hoy se empieza todo de nuevo. 



RIN- En este momento los opinólogos de La Nación, Clarín o Perfil dicen que este gobierno ha intentado imponer un relato en la sociedad ¿Es éste el problema o es que éste no responde al relato que ellos quisieran imponer acorde a sus intereses? 

EM- Sin lugar a dudas, yo creo que incluso sin hablar de este gobierno yendo a los discursos del General Perón, pues estos también fueron calificados de partidistas por parte de aquellos liberales vencedores de Pavón que intentaban describir una realidad acorde a sus intereses. 

Para la gran mayoría del pueblo argentino y para muchos que piensan lo contrario, que es legítimo, pero no comprenden lo que han ganado ellos, los resultados son sumamente positivos. Cuando se piensa que es negativa la recuperación de YPF o AA, es a partir de un conjunto de intereses que se ven afectados en sus negocios. Lo notable es que se extiende a una gran cantidad de ingenuos, pues es la queja que sólo responde a intereses ajenos a los del pueblo argentino.

Nosotros estamos transitando una época sorprendente para gente como yo que no pensaba que llegaría a vivir la Argentina que soñábamos. 



RIN- ¿Cuáles son las principales reivindicaciones que ha realizado este gobierno  en cuanto a la forma de comprender la historia política?

EM- Yo contestaría dándole una clase de entre casa, al nuevo devoto de la doctrina justicialista, el intendente Macri. Que habla de justicia social siendo algo que él nada sabe.

Yo creo que se ha puesto en el tapete las viejas banderas del peronismo,  través de la justa distribución de los bienes y servicios, la más justa posible porque, lógicamente siempre queda mucho por hacer. Pero se ha logrado vencer en el plano social. Sobre todo para los de mi generación.

La Argentina está dando un ejemplo en el mundo en cuanto a lo que compete a la justicia social en el sentido más amplio. En los años 40´ o 50´ este concepto consistía en ayudar a los sectores más humildes que no habían alcanzado a vivir el siglo XX. Al mismo tiempo no podemos hablar de justicia social aisladamente sin tener en cuenta la independencia económica. Pero por la historia, sabemos que ésta se basa en una serie de herramientas para el desarrollo de un sistema económico independiente, con una difusión del trabajo. Un poco en broma y un poco en serio hemos dicho que nuestra historia se resume en la historia del puerto abierto o el puerto cerrado. Cuando estuvo abierto nos arruinamos y cuando estuvo cerrado crecimos por dentro y fuimos más nación. Todo esto por concretar una soberanía política que se manifiesta todos los días en el tablero internacional jugando con gran autonomía y construyendo la patria grande. Sin embargo,  costó construir una visión que supere el provincialismo hacia la nación. Pero sin integración de nuestros pueblos hoy no habría patria posible.

Esta integración se está dando, pero no es gratis. El imperio no se duerme, no es casual la presión de palos en la rueda en nuestra patria. No vamos  a decir que los corruptos de Petrobras o el hijo de Bachelet son santos del altar, pero no es casual. Son los mismos que organizaban el 16 de junio en Venezuela, que planeaban bombardear una plaza del pueblo desarmado. Es allí donde está el imperio, que también tiene sus contradicciones internas. Es en este marco que debemos afirmar nuestra integridad nacional.



RIN- ¿Encontrás algún paralelismo entre aquella marcha que enfrento a Perón en 1955 y la marcha del silencio, mas allá de los procesos históricos?

EM-Si perdiera la serenidad que me obligo tener, por no ser exageradamente crítico, tendría que decir que es absurdo que se cubran con un cartel que dice -Yo soy Nisman-. Yo de ninguna manera soy Nisman. Desdichado por perder la vida y por la familia afectada. Pero de ninguna manera quiero ser un fiscal que recibe instrucciones de la embajada del imperio. Yo creo que la muerte de Nisman se produjo porque el muchacho, en su ambición, empezó a jugar con sectores demasiado peligrosos. La gran mayoría de los que desfilaron en la marcha, no se pusieron a pensar que este hombre había jugado con fuego y que este se le vino en contra cuando no le fue útil a los objetivos.

Esto también pasó con la marcha de la Constitución y la Libertad en el 45 o el Corpus Cristi del 55, en la que había judíos, comunistas, masones y uno que otro católico marchando contra el -tirano-Perón porque éste estaba operando contra la iglesia.

Pero volviendo a Macri, cuando habla de la justicia social ¿quién no va querer justicia social? Sin embargo hoy muchos que no son tampoco los más ricos, no quieren saber nada acerca de la justicia social. Está muy instado eso de si -los negros viven como yo, entonces yo vivo como un negro-. Es decir que lo que importa no es que yo progrese, sino que los que están abajo sigan estando iguales.

Lamentablemente hay mucho de eso, ante de eso, es un deber trabajar para persuadir a estas personas haciendo entender éstos errores y egoísmos.



RIN- Justamente mencionabas a Macri, uno de los principales candidatos  la presidencia. Cuando habla de que debemos mirar al futuro y dejar el pasado. Llevando adelante medidas como la eliminación de historia argentina en la secundaria ¿Crees que eso es consecuente con sus intereses de clase? ¿Cual es la peligrosidad  de que llegue al gobierno un personaje como tal?

EM- Sin caer en el error de que la historia se repite, en la facultad los enseñaban que los hechos históricos son únicos e irrepetibles. Pero si hay procesos, corrientes y tendencias por eso debemos saber sobre lo que pasó antes. Resulta un poco literario aquello de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. No por saber historia evitaremos tropezar, pero por lo menos seremos más cuidosos. Sabiendo quienes tenemos cerca y  quienes delante. No es inocente lapolítica de tratar de excluir la memoria colectiva.

La conocida diputada y artista Carrió, hiló todo un recorrido mencionando que pasamos de la dominación del español  al inglés (y deberíamos agregar al norteamericano), en una especie de recorrido escolar. Siendo que no se dio de igual forma ni de la misma manera. Es más yo no me definiría como anti norteamericano o antiimperialista, yo soy un afirmador de nuestra soberanía nacional. Y esto lo recuperaremos en la medida en que tengamos memoria.

En cuanto a la pretensión del intendente porteño, en mi libro dedicado a la joven militancia que se llama–Te la hago corta- una de las dedicatorias es para cierto intendente que cree que es bueno eliminar la enseñanza de la historia.